hombreComienzo el nuevo año escribiendo quizá mi última entrada como socia de Influye. ¿Qué significa esto? No quiere decir que nos hayamos separado, ni siquiera amistosamente. Es más el resultado de un proceso natural.

Normalmente la adolescencia se ciñe al ámbito de la familia y a la de un momento concreto del crecimiento, pero yo he descubierto que adolescente se puede ser en cualquier sitio y a cualquier edad, pues así es como me siento. En Influye di mis primeros pasos como profesional independiente, fuera de la empresa privada, un mundo totalmente desconocido para mi y lleno de incertidumbres. Y los di bajo el amparo de una persona generosa y sabia que me dejó el espacio suficiente para ir  desarrollándome y buscando mi propia identidad.

Ha llegado el momento de que deje mi “casa paterna” y busque mi propio camino, mi nuevo hogar, sin por ello olvidar a mi familia, ni dejar de volver aquí de vez en cuando, para aportar mis descubrimientos, para compartir,  para seguir enriqueciéndome con ellos, para que curen mis heridas y lamer yo las suyas.

Os quiero dar la dirección de mi nueva casa, no se si será mi hogar definitivo o tan solo un piso de alquiler transitorio, pero de momento es donde me podéis encontrar.